LOS PROCESOS EMPRESARIALES Y DE NEGOCIO EFECTIVOS GENERAN MENOS PÉRDIDAS, INCREMENTAN LA GANANCIA NETA, CREAN UN VALOR NETO MAYOR PARA LOS CLIENTES Y PARA LOS STAKEHOLDERS Y AUMENTAN EL VALOR DE LA EMPRESA.